Blog

Laboratorio del Ahorro

¿Quieres ahorrar?
Nosotros te asesoramos

Cómo mantener la temperatura ideal en invierno

22 de Diciembre de 2017
  
El pasado jueves 21 de diciembre comenzó el invierno, y como en nuestro Laboratorio perseguimos siempre el ahorro, queremos explicaros cómo podéis mantener la temperatura ideal en vuestro hogar durante esta época del año, algo que nos ayudará a contrarrestar el gasto energético mientras colaboramos a reducir las emisiones de CO2.
Temperatura invierno
En primer lugar, debemos recordar que, aunque la temperatura ideal para cada persona varía según sus preferencias térmicas, o incluso su temperatura corporal, en invierno una temperatura entre 21º y 23º es suficiente para lograr un ambiente de confort. Debemos tener en cuenta que por cada grado que aumentamos respecto a la temperatura exterior, aumenta un 8% nuestra factura energética. 

Aunque en esta época del año es cuando podemos disfrutar de menos horas de sol, durante el día debemos mantener subidas las persianas y abiertas las cortinas para que entre la máxima luz natural posible. Con este sencillo gesto conseguiremos retener el calor y calentar nuestro hogar. Eso sí, en cuanto anochezca, es aconsejable cerrar las cortinas y bajar las persianas. 

Es esencial tapar las corrientes de aire, incluso las más pequeñas. Con un buen aislamiento conseguiremos que no se escape el calor, manteniéndose más tiempo en el hogar. Dicho aislamiento debemos realizarlo en ventanas, muros, puertas y suelos, de esa manera podemos reducir nuestro consumo en calefacción hasta en un 40%. 

En este sentido, los burletes adhesivos de silicona o de caucho son muy eficaces en las ventanas. Si hay rendijas a su alrededor podemos cubrirlas con masilla de silicona. Además, podemos utilizar cortinas de tejido grueso  o con forro térmico para evitar que se escape el calor.

Para las paredes más frías, que suelen ser las orientadas al norte, podemos colocar estanterías o muebles para evitar que se traspase el frío del exterior. 

En cuanto al suelo, una buena opción es también utilizar alfombras, ya que además de su función aislante, tienen capacidad para desprender calor visual gracias a su aspecto cálido. 

Por otra parte, notenemos que poner ningún mueble delante de los radiadores ni ningún objeto sobre ellos, ya que esto provoca que el radiador tenga que gastar más energía para emitir el mismo calor. Si ponemos objetos encima del radiador, absorben el calor, impidiendo que circule bien por toda la casa. Por lo que ubicando los radiadores en lugares despejados aprovecharemos al máximo la energía. No obstante, si nuestra casa tiene techos altos, se puede colocar un estante encima del radiador para canalizar mejor el calor. 

A la hora de ventilar, 10 minutos al día es suficiente y así conseguiremos que no se enfríe demasiado la casa.

Debemos evitar la humedad ambiental, ya que si ésta supera el 60%, aumenta la sensación de frío considerablemente. Para evitarlo, podemos hacer uso de un aparato deshumificador. 

¿Conoces algún truco más para mantener la temperatura ideal en invierno? No dejes de contárnoslo en nuestro blog. 
Nos vemos la semana que viene en el Laboratorio del Ahorro y, ¡apúntate al ahorro!
  

Déjanos un comentario

Sé el primero en comentar

Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas el servicio.