Blog

Laboratorio del Ahorro

¿Qué diferencias hay entre la energía solar fotovoltaica y la solar térmica?

26 de Julio de 2018
  
Seguro que conoces cómo se obtiene la energía solar, a través de la radiación del sol, pero, ¿sabías que dependiendo de cómo se aproveche esta se puede producir electricidad o calor? Es por ello que distinguimos entre dos tipos de tecnologías: energía solar fotovoltaica y energía solar térmica o termosolar, cuyo funcionamiento es totalmente diferente. En este post te explicamos en qué consiste cada una.
Tejado con placas solares
En el caso de la energía solar fotovoltaica, transforma directamente la luz natural del sol en electricidad. Esto es posible gracias a la instalación de paneles solares, formados por módulos que contienen células fotovoltaicas, cuyas láminas de materiales semiconductores y cubierta de vidrio transparente dejan pasar la radiación solar minimizando además las pérdidas de calor. Desde el momento en que la luz solar incide en las caras de estas células se genera una corriente eléctrica, proceso que se conoce como efecto fotoeléctrico. Entre las aplicaciones que tiene este modo de obtener energía están la alimentación de motores y aparatos eléctricos o el vertido a la red eléctrica.
 
Por otro lado, la energía solar térmica o termosolar se basa en la concentración de la energía del sol para conseguir energía térmica; es decir, aprovecha el calor de los rayos solares. Se emplea sobre todo para calentar un fluido que sirva para la producción de agua caliente sanitaria o calefacción, por ejemplo. Pero además, esa energía térmica se puede utilizar para generar vapor que gira turbinas convencionales y produce electricidad.
 
En cuanto al sistema de almacenamiento, la diferencia radica en que mientras para la energía solar fotovoltaica se emplean baterías, la solar térmica se almacena en depósitos de agua.  
 
Dos conceptos distintos pero con un mismo fin: aprovechar el sol como fuente de energía, una energía limpia e inagotable, válida para cualquier lugar del mundo puesto que en todas las regiones sale el sol, aunque su radiación sea mayor o menor. Si bien es cierto que la inversión inicial en este tipo de energía puede ser considerable, en pocos años se amortiza. Y lo más importante: con su uso no solo ahorrarás en tu factura sino que estarás contribuyendo a un mundo más sostenible.
 
Si te interesa pasarte a la energía solar, en Viesgo te lo ponemos fácil. Entra en www.viesgosolar.com y encuentra toda la información que necesites. Con nuestro simulador podrás calcular, en solo 1 minuto, el coste de tu instalación, el tiempo en el que la habrás amortizado y lo que habrás ahorrado. No esperes más y pásate a solar.
 
Nos vemos la semana que viene en el Laboratorio del Ahorro y, ¡apúntate al ahorro!
 
  


Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas el servicio.