Blog

Laboratorio del Ahorro

Un hogar inteligente nos permitirá ahorrar energía

30 de Agosto de 2016
  
Además de hacernos la vida más fácil, los equipos de domótica facilitan el ahorro energético en el hogar. Desde sensores de temperatura, pasando por iluminación LED inteligente, hasta electrodomésticos dotados de activación por voz... El mercado ofrece cada vez más soluciones de domótica aplicables a todo tipo de viviendas; con un funcionamiento más intuitivo, de modo que puedan ser usadas por cualquier persona; y a un precio más asequible.

 
Ahorro energético y eficiencia en el hogar inteligente

 
En un hogar inteligente la electricidad, la electrónica y la informática se integran, a través de diferentes soluciones tecnológicas, con otros sistemas del hogar para poder llevar un control y una gestión centralizada de todos los equipos consumidores de energía, mejorar el confort de la vivienda, ganar en seguridad y accesibilidad, ahorrar tiempo y esfuerzo y, en definitiva, sacar el máximo partido a todos aquellos equipos y recursos que se han ido incorporando a las viviendas actuales para hacernos la vida más fácil.
 
En su concepto más amplio, un hogar inteligente es aquel que es diseñado y construido bajo parámetros de sostenibilidad, ahorro energético y eficiencia y que integra una arquitectura centralizada de sus equipos electrónicos, electrodomésticos y elementos eléctricos, que se gestiona de forma local, a través de una pantalla táctil, o de forma remota, desde un dispositivo móvil.
 
Sin embargo, la domótica ofrece también soluciones modulares para viviendas ya construidas, que pueden incorporarse gradualmente sin necesidad de realizar reformas complejas.
 

Ventajas de la domótica

 
Según sus funcionalidades y las ventajas que supone su instalación, podemos hablar de cuatro tipos de soluciones domóticas:
 
1. Soluciones para mejorar el confort en el interior de la vivienda y para facilitar la organización de tareas.
 
En esta categoría entrarían los termostatos que permiten programar el apagado y encendido de la calefacción, el riego automático, los dispositivos de despliegue automático de toldos o apertura y cierre de persianas...
 
Además de mejorar el confort, estas soluciones hacen más versátiles nuestros hogares, equipándolos con todo lo necesario para hacer nuevas tareas como teletrabajar o comprar online.
 
2. Domótica pensada para mejorar la accesibilidad y la seguridad en la vivienda.
 
Entre las medidas de seguridad se encuentran los equipos de vigilancia frente a la intrusión, los detectores y alarmas de fuego o escapes de gas.
 
Cada vez hay más soluciones domóticas que permiten que personas mayores o con movilidad reducida puedan hacer sus tareas cotidianas de forma más independiente en sus casas. 
 
Hablamos, por ejemplo, de las alarmas de pánico para gente mayor que se ha caído, alertas médicas y de teleasistencia, simuladores de presencia, etc. 
 
3. Infraestructuras de comunicaciones
 
Hacen posible que los dispositivos estén conectados entre si, facilitando las intercomunicaciones en el hogar y el telecontrol de los equipos. Permiten además el acceso a Internet y aportan informes de consumo y costes.
 
4. Ahorro energético
 
La telegestión y la monitorización de los equipos consumidores de energía contribuyen al ahorro energético en el hogar (electricidad y gas). Hay que considerar que las soluciones domóticas para el ahorro de agua también se traducen en un ahorro energético, ya que para que el agua llegue a nuestras viviendas es impulsada por bombas eléctricas que consumen energía.
 
Entre las soluciones domóticas de ahorro energético más comunes se encuentran:
 
  • Control inteligente de toldos y persianas.
 
  • Sistemas de iluminación eficiente.
 
  • Control del apagado y encendido de luces del interior y del exterior de la vivienda en función de la luz solar.
 
  • Termostatos programables para regular la calefacción y la climatización.
 
  • Alarmas de aviso de puertas o ventanas abiertas.
 
  • Puesta en marcha de electrodomésticos en horas en las que la electricidad es más barata.
 
  • Desconexión de equipos eléctricos secundarios cuando se está a punto de alcanzar la potencia contratada.
 
 
La domótica está pensada para ayudar al consumidor doméstico a ahorrar agua, electricidad, combustible y, por supuesto, dinero. Ofrece la posibilidad de monitorizar el consumo de energía, optimizar consumos y corregir los hábitos para lograr el ahorro energético en el hogar. Las necesidades de cada vivienda y el modo de vida de sus habitantes determinarán qué soluciones son las más adecuadas en cada caso.
  


Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas el servicio.